Blog

Modificaciones previstas en el proyecto de Ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2020

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Dos son las grandes novedades que se plantean para el próximo año en lo que a materia de tributos en Canarias se refiere. Por un lado, la subida de tipos impositivos en IGIC, tanto para el caso del tipo general, que sube del 6,5% nuevamente al 7% y del tipo incrementado que lo hace del 13,5% actual al 15%. Y en segundo lugar la eliminación progresiva de la reducción del 99,9% en la cuota del impuesto de sucesiones y donaciones.

Debido a este incremento de tipos, debemos estar atentos principalmente a una serie de operaciones que nos pueden pillar en medio del cambio y para las cuales debemos actuar con extrema precaución.
En primer lugar, tenemos las rectificaciones que hagamos en 2020 de facturas emitidas en 2019. En ese caso, y según se resolvió en consulta vinculante por la Dirección General de Tributos el pasado mes de enero de 2019, debemos tener siempre en cuenta el momento del devengo de la operación que se quiere rectificar. Y ese momento del devengo de la operación original será el que nos marque el tipo impositivo vigente que con posterioridad se quiere corregir. Esto significa, que la rectificación de una factura correspondiente a 2019 que hagamos en 2020 debemos llevarla a cabo con el tipo impositivo del 6,5% vigente en el momento que se generó la factura original.

Otro tipo de operaciones con las que debemos andar con cuidado son aquellas denominadas operaciones continuadas u operaciones de tracto sucesivo. Estas son operaciones que, por su naturaleza, son prolongadas en el tiempo y están condicionadas a una serie de pagos periódicos. Es el caso de los arrendamientos o los contratos de suministros. En este caso, nos dice la normativa referente al IGIC que el devengo se producirá en el momento que sea exigible la parte del precio que comprenda cada percepción. Así bien, por ejemplo, para un contrato de arrendamiento, si el periodo de arrendamiento corresponde del 15 de diciembre hasta el 15 de enero, debemos atender a la cláusula del contrato relativa al pago de la mensualidad del arrendamiento. Si esta cláusula hace alusión a que las mensualidades han de pagarse por adelantado, el devengo de la mensualidad correspondiente al mes de diciembre será el 15 de diciembre y por lo tanto sujeta al 6,5% de IGIC. Si por el contrario la cláusula relativa al pago de las mensualidades establece que los pagos serán a mes vencido, el devengo de la operación será el 15 de enero y por tanto la cuota del alquiler de diciembre deberá ser repercutida con el 7% de IGIC.

Por último debemos recordar que, en materia de imposición indirecta, la normativa del IGIC hace referencia a que en operaciones en las que se originen pagos anticipados, el devengo se produce en el momento del cobro total o parcial por los importes efectivamente percibidos, de manera que si efectuamos pagos anticipados en 2019 de una operación que va a culminar en 2020, deberán ser repercutidos al tipo vigente en 2019 con independencia del tipo que esté vigente en el momento de la finalización de la operación.

Este último caso fue ya resuelto con anterioridad en julio de 2012, mediante resolución del Director General de tributos, en la que se puede leer: “En general, en el supuesto de operaciones en las que se originen pagos anticipados anteriores a la realización del hecho imponible, el IGIC se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos, y será aplicable el tipo impositivo vigente en el momento
del devengo del pago anticipado, incluso cuando en el momento del devengo del hecho imponible se encuentre vigente un tipo impositivo diferente, sin que dicha circunstancia implique la necesidad de rectificación alguna de las cuotas repercutidas en los pagos a cuenta”.

Con respecto a la segunda novedad relevante en el Proyecto de Ley de Presupuestos para la Comunidad Autónoma de Canarias, cabe destacar la progresiva eliminación que se plantea para la reducción en cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En este caso, para el caso de transmisiones mortis-causa se mantiene la bonificación al 99,9% para las transmisiones de Grupo I, pero para los Grupos II y III se fija en 45.000 euros de cuota el tope de aplicación del 99,9% de la reducción, y a partir de ahí se va reduciendo en tramos de 10 puntos hasta llegar a la eliminación total de la reducción para cuotas de impuesto superiores a 305.000€.

Para la modalidad de donaciones, se mantiene el mismo esquema anterior, pero recordando que en este caso no es aplicable a transmisiones de Grupo III.

Como novedad en materia de IRPF podemos destacar que se crea un nuevo tramo en la escala autonómica del IRPF para bases liquidables superiores a 120.000€ que pasaran a tributar en su parte autonómica al 26%. Por otro lado, mencionar que el proyecto de Ley se limita la deducibilidad de los gastos médicos a aquellos contribuyentes con rentas inferiores a 39.000 euros o 52.000 euros por tributación conjunta.

Debemos matizar que este proyecto de Ley se encuentra todavía en fase de tramitación en el Parlamento de Canarias y que por lo tanto puede estar sujeto a cambios el texto normativo definitivo.

 

Carlos Hernández Reyes

Socio-Director de Gextiona